Devocional Diario

Miércoles 28/12

La Obediencia a Dios trae Bendición

“Yo estaré contigo así como estuve con Moisés. Nadie podrá derrotarte mientras vivas porque yo nunca te abandonaré ni te dejaré. »Sé fuerte y valiente porque tú guiarás a este pueblo para que pueda tomar la tierra que yo prometí a sus antepasados.” Josué‬ 1:5-6‬ PDT‬‬‬‬

Dios le garantizó que estaría con él para alcanzar el éxito. No permitiría que Josué se hundiera y fracasara. Dios al decirle a Josué que sea fuerte y valiente, era para darle aliento ante una gran tarea que le espera. Sin embargo, Josué había sido guiado por Moisés para seguir y completar el objetivo ya señalado, llegar a la tierra prometida.

Este capítulo también menciona de seguir los estatutos de Dios. Conocer la palabra y este libro nos ayuda a aplicar lo que sabemos de la palabra. Descansar en la fuerza y la sabiduría de Dios, no en la nuestra. Permite que la continua presencia de Dios te de valor: conoce que las promesas de Jesús de estar siempre contigo te librarán del temor y el desaliento. No confíes en tus propias fuerzas.

Dios cumple sus promesas, pero dependía de la actitud del pueblo de Israel. Las promesas de victoria, entrega de la herencia, provisión abundante, paz y reposo, llegarían si el pueblo se mantenía obediente a Dios. La constante meditación de su palabra y la fidelidad a sus mandamientos son clave para ser bendecidos y alcanzar la prosperidad. Josué llama al pueblo a una vida de obediencia y fe.

La vida y liderazgo de Josué demuestran que la madurez espiritual no se logra al margen de Dios. Sino gracias a una estrecha y responsable relación de dependencia con ÉL. Para alcanzar victoria debemos rendirnos a Dios; para guiar a otros, debemos seguirle. 

Podemos decir que al mantenernos en comunión con el Espíritu seremos guiados y fortalecidos para llevar toda buena obra en la tierra, nada será en nuestras fuerzas, sino en fuerzas sobrenaturales que nos llevará a un buen éxito.

Hoy Dios te está llamando a confiar, seguir su palabra y ser obediente NO a desviarte a cosas de este mundo, más bien a ser lleno del Espíritu Santo.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp
×